Curiosidades del Uruguay 3: la Isla Brasilera

Primera parte

Segunda parte

Bienvenidos queridos lectores a la última parte de la trilogía Curiosidades del Uruguay, también, como se habrán dado cuenta, he cambiado los widgets de al barra lateral para darle más estilo, y también he puesto nuevos.

Empezando, vuelvo a mostrar el mapa para aclarar dudas, pero también uno que muestra un MAPA DE LA MISMA ISLA BRASILERA, cortesía de mi y de Google Earth.

 

Mapa de Uruguay, el lugar del que hoy hablamos se ubica en la esquina superior izquierda, donde se juntan las fronteras de Argentina, Brasil y Uruguay.

Mapa de Uruguay, el lugar del que hoy hablamos se ubica en la esquina superior izquierda, donde se juntan las fronteras de Argentina, Brasil y Uruguay.

 

 

 

Mapa de Google earth, la Isla Brasilera esta aproximadamente en el medio.

Mapa de Google earth, la Isla Brasilera esta aproximadamente en el medio.

Comencemos mirando hacia atrás en el tiempo, como en el caso del Rincón de Artigas, Uruguay y Brasil discutían sobre sus fronteras, parte del tratado decía esto:

Articulo III: (…) hasta el punto que comienza el gajo del Cuareim denominado arroyo de la Invernada por la carta del Vizconde de San Leopoldo, y sin nombre en la carta del Coronel Reyes, y descendiendo por el dicho gajo hasta entrar en el Uruguay; perteneciendo al Brasil la isla o islas que se hallan en la embocadura del dicho río Cuareim en el Uruguay.

Con lo dicho, queda claro que las islas en el Río Cuareim son parte de Brasil.

En 1853 comenzaron los trabajos de demarcación de la frontera por medio de la Comisión Mixta a partir de la costa atlántica. A comienzos de 1860, Uruguay retiró su participación en la Comisión Mixta continuando los técnicos brasileños los trabajos en el Cuareim hasta la colocación del último hito (Hito 13-P) en el extremo sur de la isla Brasilera en enero de 1862.

El 27 diciembre de 1927 fue firmada la Convención Complementaria de Límites entre Brasil y la Argentina, que en su artículo 3 establece:

(…) La línea divisoria entre el Brasil y la República Argentina, en el Río Uruguay, comienza en la línea normal entre las dos márgenes del mismo río, y que pasa un poco aguas abajo de la punta sudoeste de la Isla Brasilera del Cuareim, también llamada Isla Brasilera, sigue, subiendo el río, por el canal navegable de éste, entre la margen derecha, o argentina, y la márgenes occidental y septentrional de la isla del Cuareim o Brasilera, pasando frente a la boca del Cuareim, que separa al Brasil de la República Oriental del Uruguay (…)

Así eso dejaba clarísimo que la isla sería de Brasil, o en verdad no…

En 1928, se realizó un estudio que determinó que la isla Brasilera no estaba en el Cuareim, sino en el Uruguay.

Y así hubo un montón de discusiones y cosas así como pasó con el recientemente nombrado Rincón de Artigas. La isla no está abandonada, si no que está habitada permanentemente por una persona. 

 La vida de Seu Zeca, habitante de la Isla Brasileña desde 1964, es increíble. Es un isleño de 93 años que todavía hoy rema una hora y media para llegar a su casa. Así le dice a la isla. Va desde Barra do Quaraí, donde vive parte de su familia formada por tres hijos y cerca de 40 nietos y bisnietos. Con su mujer tiene casa más lejos, en Uruguayana. Pero para él su hogar está en ese pedazo de tierra que para Brasil está en el río Quaraí y para Uruguay en el río Uruguay.

Actualmente es el único habitante de la isla, varias personas tuvieron la oportunidad de ir allí y entrevistarle.

 

El es Zeca, a al izquierda está su perro.

El es Zeca, a al izquierda está su perro.

 

 

Ya en la primera parte del camino se nota la presencia de Zeca: un viejo tractor, panales de abejas, una mesita de trabajo y varias herramientas herrumbradas. Para llegar a la casa hay que seguir por un sendero que está bordeado por un perfecto corredor de árboles. El único anfitrión es un gato, que se llama Gato, según contó Zeca.

 

El hombre construyó su casa en una elevación de tierra para evitar que se inunde, porque cuando sube el río Uruguay parte de la isla queda bajo agua. Aunque ahora pasa menos tiempo allí, en la isla hay vida. La casa está cerrada (hace poco le robaron todo lo que tenía) y alrededor hay otras construcciones precarias llenas de basura y trastos. Hay leña cortada, una enorme piedra de afilar, lo que fue un gallinero, un fuelle que inventó con una bota para espantar abejas. Ya no tiene animales pero cuando va planta árboles.

Al final del recorrido, el río ya no está tan tranquilo. La lancha rebota en las olas que se levantaron en cuestión de minutos con la tormenta que se acerca. Es difícil imaginar a un hombre de 93 año remando para llegar y viviendo solo allí.

Él dice que casi nunca estaba solo en la isla. Siempre había alguien de su familia o los pescadores que acampaban. Brasileños, uruguayos, argentinos. Ahora también suelen estar de paso ladrones de embarcaciones y la Prefectura uruguaya hace operativos conjuntos con la brasileña para recuperar cosas robadas. Píriz dice que es como la cueva de Alí Babá.

Argemiro Rocha, un activista brasileño de la Barra do Quaraí -que trabaja con ONG de Argentina y Uruguay para fomentar la zona de triple frontera- dice que si no fuera por su habitante de 93 años la isla estaría totalmente abandonada y denuncia la pérdida de un importante patrimonio en bosques naturales porque la costa se desmorona y los árboles caen al mar. Es un territorio de nadie en proceso de deterioro.

 

Su casa, como ven , muy precaria.

Su casa, como ven , muy precaria.

 

 

Zeca no se queda quieto e inició los trámites legales para quedarse con el usufructo de la isla, un derecho que cree adquirido por todos sus años de residencia en el lugar. La Isla Brasileña no es ni de Brasil ni de Uruguay, es de Zeca.

THE END

Espero que les haya gustado, y aquí termina la gran trilogía Curiosidades del Uruguay.

Si te ha gustado: COMENTA!!!

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uruguay

8 comentarios en “Curiosidades del Uruguay 3: la Isla Brasilera”

  1. Tido Says:

    Es increíble. Un hombre viviendo en esa isla, ¡sin que nadie le moleste! ¡Sin que nadie haya intentado echarlo! Dices que vive en estado precario, aunque a mí me parece algo épico: Es como un náufrago perdido, como Robinson Crusoe. Viviendo de los frutos de la tierra, alejado de la ajetreada ciudad. Tan solo se me ocurre una palabra que podría describir aquello: Paz.

    Un saludo.


  2. Muy entretenido, la verdad. Y muy fronterizo. Un día de estos te robo la idea 😀

    Un saludo.

  3. victoria de leon Says:

    la verdad muy interesante el articulo sobre el personaje q vive en la isla Brasileña te felicito. bue bso ns ve =)=)

  4. yoselin smith Says:

    es muy interesante.. un hombre de esa edad viviendo en una isla, solo. debe ser toda una aventura y una buena experiencia.. sobrevivr dia a dia con lo que nos brinda la naturaleza..

  5. Mili Cardozo Says:

    Muy interesante…
    Este articulo=)

  6. Claudia Says:

    Gracias por la informacion, tanto de la Isla Brasilera como del Rincon de Artigas. En ambos casos muy pintoresco e interesante. Soy docente y cuando hablamos de limites contestados me preguntan sobre si hay vida en estos lugares, que cosas pasan etc.. su curiosidad es muy buena. Muchas gracias nuevamente, saludos Claudia

  7. Guillermo Says:

    Muy bueno el articulo la verdad me gusto mucho me parece muy interesante saber como una persona de 93 años vive en una isla solo viviendo de la naturaleza. Nuevamentemuy buen articulo.
    Saludos! Guillermo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: